Dodgers Prospect Credits Sports Exchange with Paving Path Towards Success

Author: 
Natassja Ruybal, External Relations Intern, and Gayle Campbell, Senior Communications Officer (Español a continuación)

When Ronald Torreyes was only 14 years old, he set off on a trip he now deems the “opportunity of a lifetime.” It was the first time he left his home country of Venezuela and traveled to the United States, as one of four youth from Venezuela and Nicaragua selected for a U.S. Department of State sports exchange program led by Partners of the Americas.

Accompanied by 8 coaches and 2 journalists, Torreyes and the other players spent 10 days in the U.S., where they attended the first ever World Baseball Classic in Orlando, toured the Houston Astros’ facilities and participated in coaching clinics. A meeting with a famous Venezuelan baseball player left a lasting impression on Torreyes when he told him to “never give up because a person can achieve anything through hard work.” The group continued to DC, where they visited various NGOs and schools, and even got to meet President Bush on the White House grounds. The experience was integral in shaping the person Torreyes is today, and an integral part in the hardship-filled journey of his professional baseball career.

The experience was amazing, Torreyes notes, not only because of the events he was able to participate in, but because of the personal life lessons he received, “During the program I was still just a little kid, but now, in the stage of life that I am in, I really realize how valuable this program was and how much I need it for my future.” The most important lesson Torreyes learned was to be respectful and well-behaved on the baseball field and most importantly, to remember that, “no matter how successful you may become in life, you should always be courteous with fans and remain true to yourself.”

The trip was an important step in Torreyes’ journey towards professional baseball, a passion he’s pursued since the young age of four. Torreyes notes his father continuously motivated and trained him, especially when no one else believed in him. “No one would sign me on and many closed their doors on me, but my father always said ‘Don’t worry, we will keep working hard, and soon enough a team will give you the opportunity’.”

Torreyes’ heeded his father’s advice, and after much hard work and determination, signed a contract with the Cincinnati Reds in 2009 at the age of 17. Since, Ronald has played for a number of Double and Triple-A minor league teams, defying many peoples’ doubts that his small stature – a meager 5’10” and 150 pounds – would hold him back. Today, the 22-year old infielder is with the Tulsa Drillers Double-A team in Tulsa.

In the words of Tulsa Drillers General Manager Razor Shines, “Ronald Torreyes is a winner. He plays the game at one speed: all out, and I love it!” 

As for his future, Torreyes simply hopes to continue working hard every day as a gift to his father who has always been his inspiration. Just as he was once told, Torreyes’ biggest piece of advice for teenagers is, “Work, work, and never give up! There will be moments when you feel that you cannot move forward anymore but there will always come a time where you will have that one opportunity!”

No matter where his baseball career takes him next, Torreyes will undoubtedly continue inspiring many as he leaves a legacy much bigger than his stature.

--------------------------------------------

Prospecto de Dodgers reconoce el valor de un programa de intercambio para jóvenes para construir el camino hacia el éxito.

Cuando Ronald Torreyes tenía apenas catorce años, emprendió un viaje que ahora él considera fue una “oportunidad única en la vida.” La primera vez en su vida que salió de su país Venezuela y viajó a los Estado Unidos fue parte de un grupo de cuatro jóvenes de Venezuela y Nicaragua, seleccionados para participar en un programa de intercambio de deporte del Departamento de Estado de Estados Unidos dirigido por Partners of the Americas.

Acompañados de 8 entrenadores y 2 periodistas, Torreyes y otros jugadores estuvieron 10 días en los Estados Unidos y tuvieron la oportunidad de participar en varios eventos como: ir al primer “World Baseball Classic” en Orlando, participar en una gira de las instalaciones de los Houston Astros, y participar en varios cursos de entrenamiento. En una reunión que tuvo lugar en las instalaciones de los Houston Astros, Torreyes quedó profundamente con un jugador famoso de Venezuela, quien le dijo “nunca te rindas, porque todo se logra trabajando duro.” El grupo de jóvenes continuó a Washington D.C., donde pudieron visitar varias ONGs y escuelas,  e incluso tuvieron la increíble oportunidad de conocer al Presidente Bush en los jardines de la Casa Blanca. Esta experiencia fue fundamental en el camino difícil que ha enfrentado Torreyes en su carrera profesional y esencial en la formación de la persona que es él hoy.

La experiencia fue increíble, relata Torreyes, no sólo porque pudo participar en todos estos eventos, sino también por las lecciones de vida que aprendió, “Durante el programa era tan sólo un niño, pero ahora, en la etapa de vida en la que me encuentro, realmente me doy cuenta del valor de este programa y de lo mucho que iba a necesitarlo para mi futuro.” La lección más importante que tuvo Torreyes fue aprender a ser respetuoso y a comportarse bien en el campo de béisbol; y aún más importante, aprendió a siempre recordar como dice en sus propias palabras, “que nunca debemos ser malos con ningún fan ni cambiar nuestro ser, porque en cualquier momento nos puede ir mal.”

Este viaje se convirtió en un paso hacia adelante en el camino de este jugador en su carrera profesional de béisbol, una pasión que tuvo desde la temprana edad de cuatro años. Torreyes indica que su padre fue quien le motivó y entrenó continuamente, especialmente cuando nadie más creía en él, “Nadie me pedía firmar un contrato y muchos me cerraron la puerta, pero mi padre siempre decía ‘No te preocupes, hay que seguir trabajando duro y pronto algún equipo te dará la oportunidad’.”

Torreyes prestó atención al consejo de su padre, y después de mucho trabajo y determinación, a los diecisiete años logró firmar un contrato con los “Cincinnati Reds” en el 2009. Desde entonces, Torreyes ha jugado para varios equipos Doble y Triple-A en la liga menor de béisbol, demostrando a todos que su estatura pequeña de tan sólo 1.78 mt y 150 lbs no le ha impedido llegar a su meta. Hoy en día este jugador de cuadro interior de vientidós años está contratado y juega para los Tulsa Drillers, el equipo Doble-A de Tulsa.

Con respecto a su futuro, Torreyes quiere seguir trabajando duro cada día como regalo de reconocimiento a su padre que siempre ha sido su inspiración. Así como lo aprendió él, su consejo más importante para otros jóvenes es “¡Trabaja, trabaja, y nunca te rindas! ¡Habrán momentos en los que sientes que ya no puedes seguir adelante pero siempre llegará el momento en que tendrás esa oportunidad única!”

Sin importar donde le lleve su carrera en el béisbol, indudablemente Torreyes continuará inspirando a muchos, en tanto deja un legado mucho más grande que su estatura.

Country: 

 

donate.png